martes, 21 de octubre de 2008

La importancia del uke

Lo más normal del mundo, es que un tatami todo el mundo se fije en las ténicas de tori y se olvide de uke. Pero el problema viene cuando el propio uke se olvida de si mismo y se deja llevar, muchas veces impidiendo hacer las técnicas u obligando a tori a trabajar más de lo necesario.

Se que no se nada de aikido, y que soy muy torpe, pero que queréis que os diga, noto y mucho, el trabajar con un uke o con otro. El martes pasado, estuve con un compañero, 2ºkyu, y la verdad es que fue una gozada. Los últimos 15 minutos de clase trabajamos juntos, y nos dimos más caña en ese tiempo que el resto de la clase. Velocidad, intensidad y lo que para mi, era buenos ataques. Ataques sinceros, buscando recuperar y haciendo que tori trabaje más y mejor. Disfruté mucho. Sin embargo ayer, trabajando con chicos que acababan de empezar, fue totalmente distinto. Hay muchos que empiezan y como saben lo que vas a hacer intentar resistir o no dejarse hacer, complicando mucho el asunto. Ayer uno intento librarse de un "irimi nage" y acabo con un shankyo, que como no se lo esperaba, le dejo la muñeca un poco tocada.

Creo que debemos trabajar tanto el papel de tori como el de uke ( como muy bien nos recuerda nuestro maestro ), primero porque tenemos que saber recuperar el centro en todo momento, y segundo para que tori pueda progesar mejor. Si no hay ataque sincero, poco se puede hacer, debemos buscar otras soluciones.

2 comentarios:

drakul dijo...

Pues esto es un poco como el baile entonces. Yo llevo un par de meses haciendo latinos, y se supone que el chico tiene que mandar. Pues hay chicas que pasan de todo lo que les indicas, y no hay manera de hacer ni una sola figura.

Javi dijo...

Viene a ser algo parecido. Si el compañero con el que trabajas no hace bien su papel, mucho veces ni si quiera hace falta hacer la técnica, porque con cosas más simples también consigues tu objetivo. Y luego están los que saben lo que vas a hacer y se resisten, pero de igual manera, cambiamos la técnica por una que no se esperan y funciona. Paciencia, mucha paciencia.