miércoles, 25 de marzo de 2009

Ukemis

Nadie te empuja, nadie te controla, ni si quiera te golpean, pero enfrentarse sólo a un tatami tiene su miga.

Ayer la verdad es que me vi muy cómodo cayendo. Podría incluso decir que fue el día que mejor hice los ukemis desde que entreno a esto. Suavidad en el contacto con el suelo y un rodar suave y contínuo, sin golpes bruscos como hacía antes. ¡No veáis como me lo agradece la espalda!

Las técnicas sigue siendo otro cantar, pero vamos mejorando poco a poco.

Ayer tuve con Jon la primera sesión de preparación para su examen y fue bastante bien la cosa.

2 comentarios:

sardaukar dijo...

Bueno, luego hay gente que dice que el uke no hace aikido, puede ser, pero lo bien que se lo pasa uno buscando la armonía universal con el suelo! Esto del aikido es tan especial que incluso disfrutas haciendo de uke.

Javi dijo...

A mi me satisface lo mismo, hacer un buen ikkyo, como hacer un buen ukemis o shomen cuando tomo el papel de uke. Es más, me gusta que me corrijan también esa faceta que a veces tenemos tan olvidada. Guardar posturas correctas, atacar como se debe, guardar el zanshin... son cosas que la mayoría olvida. Muchos siguen pensando que el aikido es cosa de tori. Peor para ellos.